CELEBRACIONES DE SEMANA SANTA EN FAMILIA

Valparaíso, 26 de marzo de 2021

“…el presente es el único tiempo que está ahora en nuestras manos… 

 “El presente es el momento en el que Dios llama, no el ayer, ni el mañana: hoy; estamos llamados a vivir el hoy, incluyendo sus contradicciones, sufrimientos y miserias -incluidos

nuestros pecados- que no hay que huir ni evitar, sino asumir y amar como ocasiones que el Señor nos ofrece para estar más íntimamente unidos a Él y también en la cruz”. 

(Papa Francisco, 22 marzo 2021)

ESCUCHAR EL LLAMADO DE DIOS, HOY. 

 En la era del Empoderamiento y la Participación, en la que RRSS, plataformas virtuales y ahora la educación remota nos permiten participar y estar “presentes” a diario no importando las circunstancias contextuales,  pareciera que todo se juega en el ahora. En  un “ahora” episódico y etéreo que acaba pronto y se desvanece buscando un nuevo momento, el que a su vez, paradojalmente  busca permanecer,  pero que se agota  con rapidez, que no dura. 

Pareciera ser, que esa es la idea de hoy. Un “hoy”  que se desvanece, desaparece constantemente y que tratamos de asir, sin buenos resultados.  En medio de este “hoy” inestable, Cristo emerge y nos invita a convertirlo en oportunidad.  

Hoy es también el momento en que Dios llama. Para poder escuchar ese llamado profundo de amor, es necesario sentarse a escuchar, detenerse y abrir el corazón. Escuchar exige recibir, atender, acoger. ¿Cómo no acoger a Cristo, cómo no abrirse a Él?. Sólo en  esa apertura es posible el diálogo verdadero, ese que surge de la intimidad.  

En un contexto como el que estamos viviendo, este espacio íntimo de diálogo se hace imprescindible para  revitalizar nuestra trascendencia y humanidad, recordar que somos “terreno sagrado”. Hablamos constantemente de una cultura de cuidado y cuidado de otros y tendemos a reducirla a lo sanitario. El verdadero cuidado es cuidar, proteger y promover nuestra dignidad de personas humanas, la dignidad de nuestro prójimo más próximo, la dignidad de nuestro prójimo, no tan próximo a veces, porque todos somos hijas e hijos de Dios; todos los otros “cuidados”  no tienen sentido sin el solemne cuidado de la Dignidad.   Dios nos invita a un diálogo trascendente  que se abre con códigos muy distintos de comunicación a los que estamos acostumbrados por estos tiempos en que comunicar, es mediatizar, contrastar monólogos, imponer una idea  que nos hace exigir o ser exigidos. Las claves de un diálogo profundo tienen otra sintonía y tono, mas bien reparan, humanizan, restituyen, nos dan alegría y paz.  

 En estos días en que ya comenzanos a participar del misterio que sostiene y define nuestra fe, los invito a experimentar este espacio de diálogo íntimo en el que cada uno descubrirá  que hay un Dios que te ama intensamente y sabe quién eres  y tiene esperanzas en ti.  Un Dios que cree en ti a tal punto, que te confió contribuir en la formación de una familia. Un Dios que te ha confiado “terreno sagrado”. 

 No dejemos que se nos escapen estos días-oportunidad, aprovechemos la invitación  de esta Semana Santa a regocijarse  en la posibilidad de reunirnos en torno a lo que es más importante en nuestros proyectos de vida, y que es compartir una fe que nace de creer firmemente en que Cristo nos ofrece todo lo que tiene, que muere por Amor y que resucita con un Amor que nos salva, pero a todos y todas sin distinción. . 

 Queridas Familias de nuestra Querida Comunidad Educativa, son tiempos difíciles sin duda, pero es en tiempos como estos, que hay que abrazar con fuerza las convicciones más hondas y nosotros tenemos la luz de la certeza que Cristo cumple y resucita.  Que esa sea nuestra oración permanente, la Resurrección. 

Acompañemos a Cristo en este caminar en el que va recogiendo tu vida, la vida de tus seres queridos, la vida de nuestros hermanos y hermanas, la vida de los migrantes, la vida de las hermanas y hermanos privados de libertad, en fin, todas nuestras vidas con todo lo que ellas tienen, con el único fin de  renovarlas y resignificar nuestro lugar en el mundo y de este modo podamos reconocer lo extremadamente amados que somos “hoy”.  

Los invito a participar en Comunidad en nuestras Celebraciones de esta Semana Santa en familia,  de las que se pueden informar también con sus delegados de pastoral de cada curso:

  • Lunes 29 de marzo, Liturgia de Ramos a las 19:00 horas. Remota.

  • Jueves 1° abril, Oración Familiar de Jueves Santo en el altar familiar.

  • Viernes 2 de abril, Vía Crucis en familia, oración y Campaña Fraterna

  • Lunes 5 abril, Celebración Pascual a las 19:00 horas . Remota

También, en forma muy especial, los religiosos mercedarios de Valparaíso, realizarán en la casa conventual las oraciones de cada día junto a la celebración de la Eucaristía. Los invitamos a dejar sus intenciones de oración en el formulario al que se accede a través del siguiente  enlace o link  https://forms.gle/F5NjYCjsUcSTpi8t5  , de esa forma los sacerdotes se unirán en la oración y en la intención que ustedes pidan.

En la esperanza que esta Semana Santa sea vivida en la fraternidad que nos reconoce como hermanos en Cristo, con especial afecto los abraza, 

María Soledad Rivera Muñoz    /   Rectora     

Noticias destacadas